Planificación y administración estratégica

La gestión de las organizaciones transcurre a través de cuatro fases interrelacionadas: la estrategia, la táctica, la operación y el control. Las cuatro se articulan y se retroalimentan a través del proceso de planificación integral, que las comprende y abarca.

La estrategia enfoca su mirada en el largo plazo, y se nutre de los grandes lineamientos que plantean la misión, la visión y los valores fundacionales que las sostienen. Así como la misión describe la razón de ser de la organización, el porqué de su existencia y los principios inalterables que la sustentan, la visión se presenta como el futuro imaginado, como el desafío a vencer, como los grandes objetivos a cumplir en el marco de los valores que sustentan la misión.

Corresponde a la estrategia ocuparse de definir el qué hacer, mientras que a la táctica le corresponde el planteo concreto del cómo hacerlo; el horizonte de tiempo de la táctica se concentra preferentemente en el mediano plazo, asistida por la herramienta presupuestaria y sus mecanismos contables de identificación y aplicación de recursos.

Más información acerca de este tema
Ver documento